Como funciona la cartera permanente

Escrito por 91i1g

Banca de inversión. Divulgador económico

La cartera permanente es una estrategia de inversión que busca proteger el capital a largo plazo y minimizar el riesgo financiero. Esta estrategia se basa en la diversificación de activos y la asignación de porcentajes específicos a cada uno de ellos. En este artículo, explicaremos cómo funciona la cartera permanente y por qué es una opción interesante para los inversores que buscan minimizar el riesgo y obtener una rentabilidad estable.

¿Qué es la cartera permanente?

La cartera permanente fue desarrollada por el economista Harry Browne en la década de 1980 como una estrategia de inversión a largo plazo. Esta estrategia se basa en la diversificación de activos en cuatro categorías principales: oro, bonos a largo plazo, acciones y efectivo. El objetivo de la cartera permanente es minimizar el riesgo y obtener una rentabilidad estable a largo plazo.

La asignación de activos en la cartera permanente se divide en cuatro partes iguales: 25% en oro, 25% en bonos a largo plazo, 25% en acciones y 25% en efectivo. La idea detrás de esta asignación es que cada activo proporciona una protección contra diferentes riesgos financieros.

Por ejemplo, el oro actúa como un seguro contra la inflación y la incertidumbre económica, mientras que los bonos a largo plazo proporcionan una renta fija estable y los efectivo actúa como un refugio seguro en momentos de alta volatilidad del mercado.

¿Cómo funciona la cartera permanente?

La cartera permanente se basa en la diversificación de activos y la asignación de porcentajes específicos a cada uno de ellos. La idea detrás de la cartera permanente es que cada activo proporciona una protección contra diferentes riesgos financieros.

INTERESANTE:   Financiar compra coche

Por ejemplo, el oro actúa como un seguro contra la inflación y la incertidumbre económica, mientras que los bonos a largo plazo proporcionan una renta fija estable y los efectivo actúa como un refugio seguro en momentos de alta volatilidad del mercado.

El objetivo de la cartera permanente es minimizar el riesgo y obtener una rentabilidad estable a largo plazo. La asignación de activos en la cartera permanente se divide en cuatro partes iguales: 25% en oro, 25% en bonos a largo plazo, 25% en acciones y 25% en efectivo. La idea detrás de esta asignación es que cada activo proporciona una protección contra diferentes riesgos financieros.