Diferencias entre tae y tin

Escrito por 91i1g

Banca de inversión. Divulgador económico

Diferencias entre TAE y TIN: ¿Cómo afectan a tus finanzas personales?

A la hora de contratar un préstamo o un depósito bancario, es habitual encontrarnos con dos términos que pueden resultar confusos: TAE y TIN. Ambos conceptos están relacionados con el interés que nos puede generar nuestro dinero, pero ¿en qué se diferencian? A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre TAE y TIN para tomar la mejor decisión para tus finanzas personales.

¿Qué es el TIN?

El TIN (Tipo de Interés Nominal) es el interés que se aplica a una operación financiera sin tener en cuenta otros gastos o comisiones. Es decir, es el interés básico que se aplica en una operación sin tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, si contratamos un depósito a plazo fijo con un TIN del 1%, eso significa que el banco nos pagará un 1% de interés sobre el capital invertido.

¿Qué es el TAE?

El TAE (Tasa Anual Equivalente) es un indicador que tiene en cuenta tanto el TIN como otros gastos o comisiones que se puedan derivar de una operación financiera. Por tanto, el TAE es una medida más completa que el TIN, ya que refleja el coste real de una operación financiera. Por ejemplo, si contratamos un préstamo con un TIN del 5% pero con una comisión de apertura del 2%, el TAE será superior al 5% ya que tendremos que sumar la comisión de apertura.

diferencias entre tae y tin

Diferencias entre TAE y TIN

La principal diferencia entre el TAE y el TIN es que el TAE es una medida más completa que tiene en cuenta otros gastos o comisiones. Por tanto, el TAE siempre será igual o superior al TIN. Además, mientras que el TIN sólo refleja el interés básico de una operación financiera, el TAE nos da una idea más realista del coste de una operación financiera.

INTERESANTE:   Renta clave pin

Por ejemplo, imaginemos que contratamos un préstamo de 10.000 euros a un plazo de 12 meses con un TIN del 5% y una comisión de apertura del 2%. En este caso, el TAE sería del 7,18%, ya que tenemos que sumar la comisión de apertura al interés básico del préstamo. Por tanto, el TAE nos muestra el coste real de la operación financiera, que es superior al interés nominal del préstamo.