Que es el ibi

Escrito por 91i1g

Banca de inversión. Divulgador económico

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles, más conocido como IBI, es un tributo que grava la propiedad de los bienes inmuebles. Se trata de un impuesto municipal que recauda el ayuntamiento de cada municipio y que se utiliza para financiar los servicios públicos y las infraestructuras de la localidad.

¿Qué es el IBI?

El IBI es un impuesto que se aplica a los bienes inmuebles urbanos y rústicos. Se trata de un tributo directo que grava la propiedad de los inmuebles y que se calcula en función del valor catastral del mismo. El valor catastral es un valor que se asigna a los bienes inmuebles por parte de la Administración pública y que sirve como base imponible para el cálculo de diferentes impuestos.

El IBI es un impuesto que se paga anualmente y que varía en función de la localidad. El ayuntamiento de cada municipio es el encargado de establecer el tipo impositivo y las bonificaciones que se aplican al impuesto. Además, el IBI puede ser pagado en un solo pago anual o en varios pagos fraccionados a lo largo del año.

¿Cómo se calcula el IBI?

El IBI se calcula en función del valor catastral del inmueble. El valor catastral es un valor que se asigna a los bienes inmuebles por parte de la Administración pública y que sirve como base imponible para el cálculo de diferentes impuestos.

El valor catastral se calcula en base a diferentes criterios como la ubicación del inmueble, su antigüedad, su tamaño y las características constructivas del mismo. Además, el valor catastral se actualiza periódicamente por parte de la Administración pública, por lo que es posible que el valor del inmueble varíe de un año a otro.

Una vez conocido el valor catastral del inmueble, se aplica el tipo impositivo que ha establecido el ayuntamiento de la localidad para calcular el importe del impuesto. El tipo impositivo puede variar en función de la localidad y puede ser diferente para los inmuebles urbanos y rústicos.

¿Quiénes deben pagar el IBI?

El IBI debe ser pagado por todas aquellas personas que sean propietarias de un bien inmueble. Es decir, el impuesto debe ser abonado por el propietario del inmueble, independientemente de si reside en el mismo o no.

En el caso de que el inmueble tenga varios propietarios, el impuesto deberá ser abonado por todos ellos de forma proporcional a su participación en la propiedad del inmueble.

INTERESANTE:   quien esta obligado declarar hacienda renta

¿Qué consecuencias tiene no pagar el IBI?

El no pago del IBI puede tener diferentes consecuencias. En primer lugar, el ayuntamiento puede iniciar un procedimiento de apremio para reclamar el pago del impuesto. Este procedimiento puede conllevar la imposición de recargos e intereses de demora, lo que aumentaría la cantidad a pagar.

Además, el no pago del IBI puede derivar en el embargo del bien inmueble, lo que significa que el ayuntamiento se convertiría en propietario del mismo y podría proceder a su venta en pública subasta para recuperar la deuda.

¿Existe alguna bonificación en el IBI?

Sí, existen diferentes bonificaciones que se pueden aplicar al IBI en función de las circunstancias personales del propietario del inmueble. Algunas de las bonificaciones más comunes son:

– Bonificación por familia numerosa: se aplica una bonificación del 50% en el IBI a las familias numerosas.
– Bonificación por discapacidad: se aplica una bonificación del 50% en el IBI a las personas con discapacidad que tengan reconocido un grado igual o superior al 33%.
– Bonificación por vivienda habitual: se aplica una bonificación en el IBI a los propietarios de la vivienda habitual.
– Bonificación por energías renovables: se aplica una bonificación en el IBI a los inmuebles que dispongan de sistemas de energías renovables.

Para poder beneficiarse de estas bonificaciones, es necesario cumplir una serie de requisitos que varían en función de la localidad. Por ello, es recomendable consultar con el ayuntamiento de la localidad para conocer las bonificaciones disponibles y los requisitos necesarios para poder solicitarlas.

En conclusión, el IBI es un impuesto municipal que grava la propiedad de los bienes inmuebles. Se trata de un tributo que se paga anualmente y que varía en función de la localidad y del valor catastral del inmueble. Es importante destacar que existen diferentes bonificaciones que se pueden aplicar en función de las circunstancias personales del propietario del inmueble, por lo que es recomendable consultar con el ayuntamiento para conocer las bonificaciones disponibles y los requisitos necesarios para poder solicitarlas.